top of page

Arte de leer | Cantos de mi majano de Jonuel Brigue

Un conjuto de líricas alegóricas


19/06/2024.- El mensaje más allá de su destino es un lugar en sí mismo. Las relaciones se establecen a través del intercambio de misivas, donde la difusión del raciocinio es una vía circular


En palabras fui engendrado

y parido,

y con palabras

me amamantó mi madre.

Nada me diosin palabras


El lenguaje, la capacidad para expresarse y comunicarse por medio de signos o gestos, es fundamental en toda actividad humana. Incluso, al estar callados, realizando cualquier acción como caminar, dormir, comer, reír, llorar, mirar un paisaje, escuchar música, ver una película, aunque no estemos utilizando el habla, estamos comunicando algo. El silencio se traduce en un signo.

A lo largo de nuestra vida nos encontramos con una diversidad de símbolos, muchas veces los inadvertimos o les damos una lectura automática, sin meditarlos. Por otra parte, nos llegan elementos que pasean delante de nuestros ojos, que al emitir sonidos leemos con los oídos, captamos olores con aromas elocuentes y hasta con el tacto de la mente podemos descifrar cosas no dichas:


Deja que las palabras

jueguen por ahí.

Solo como un juego

aceptan el silencio

y el vacío

unirse a la palabra


Es así como la comunicación humana es todo un sistema. Un conjunto de realidades que se transversalizan a través de la inteligencia y la memoria. Experimentamos la puesta en marcha de funciones corporales, biológicas y a la vez metafísicas como el pensamiento:


También los sueños

pertenecen al verbo.

No solo los sueños

de cada noche

recordados o no.



También los sueños

de ese sueño despierto,

sea real o imaginario

lo que muestran.


Jonuel Brigue, seudónimo de José Manuel Briceño Guerrero, abrió las puertas de la percepción en Cantos de mi majano, todo un conjunto de líricas alegóricas, publicado por la Fundación Editorial El perro y la rana. José Gregorio Vásquez, prologuista y uno de los curadores de la edición, comenta sobre esta obra y emite en su análisis: “donde la palabra ya hecha música volviera al papel”. El poeta,  sin lugar a duda, nos deja un trazo lleno de una melodía cargada de visiones interiores:

Para mí también se hicieron los relámpagos,

la chispeante alegría compartida,

los manantiales y la sombra,

el rocío y la miel.


Me acuesto en la luz líquida,

en la agonía de los colores últimos,

todos mis ojos de reptil, todos

vueltos, sin párpados, hacia el vacío central.


Mientras nos adentramos en los versos de Jonuel Brigue, una exploración inquieta se apropia de nuestros sentidos. El latido de la palabra y el lenguaje lúdico de emociones están revelados  en Cantos de mi majano. El polígrafo, en el epílogo de sus días terrenales, no dejó de jugar con la palabra:


La verdadera muerte

es el olvido.

¿Podría uno recordarse

siempre a sí mismo

y así ser inmortal?


Ricardo Romero Romero | @ItacaNaufrago | artedeleer@yahoo.com


Brigue, J. (2017). Cantos de mi majano. Poesía. Fundación Editorial El perro y la rana 

Edición digital, 94 páginas

Comments


bottom of page